lunes, 23 de marzo de 2015

2 X 1: "LA MUERTE EN ESTE JARDÍN" y "LOS AMBICIOSOS" (Luis Buñuel)

Hoy estamos de estreno: comenzamos una nueva sección en el blog que ojalá les parezca interesante. La hemos llamado “dos por uno”, pero no se preocupen, no se trata del anuncio de saldos o rebajas en este espacio de cine sino de la publicación de dos reseñas en una sola entrada. Generalmente serán dos comentarios breves que abordarán películas poco conocidas, pero que tienen algo más en común que la pertenencia al mismo director. Como ejemplo de lo que pretende ser este apartado, y para inaugurar la sección, nos ha parecido oportuno abordar dos filmes del mejor director español de todos los tiempos:

La Muerte en este jardín (La mort en ce jardin, 1956).- Se trata de una película atípica de Luis Buñuel, por lo convencional de su estructura y trama. Pertenece a la tercera etapa de su carrera, aquella que se distingue por las coproducciones entre México y Francia (y alguna entre el país centroamericano y Estados Unidos). Eran filmes con un reparto estelar de ambas naciones, pero con sus colaboradores mexicanos habituales.

La cinta narra las aventuras en la jungla a cargo de un grupo de personas que huye de las fuerzas de seguridad. A los perseguidos se les acusa injustamente de ser los causantes de una revuelta minera, un alzamiento que ha puesto en jaque a los caciques de la república bananera. El grupo lo componen un forastero (Georges Marchal), una prostituta (Simone Signoret en su papel de siempre), un anciano enamorado de la anterior (el veterano Charles Vanel), su hija muda y un cura (Michel Piccoli).


La película transcurre como una metáfora en la que las pasiones que agobian a los personajes son perfectamente identificadas con el entorno de una jungla asfixiante de la que no pueden salir. Así, la obsesión materialista por el dinero, las pulsiones sexuales, el fanatismo religioso y, en fin, la locura, son protagonistas de un largometraje que se encamina inexorablemente hacia un desenlace violento.

La cinta hemos dicho que posee un guión clásico, pero está bien narrada por Buñuel que no se resiste a salpicarla de sus habituales obsesiones sobre la iglesia o el sexo: una Biblia con las páginas arrancadas, una serpiente devorada por unas hormigas, o la presencia sensual y provocativa de la Signoret son algunas -pocas- de esas señas de identidad del cineasta. También el abrupto y trágico final va en el mismo sentido.


Los Ambiciosos (La fievre monte a El Pao, 1959).- Otra película menor de Buñuel que no deja de tener, como la anterior, algunos elementos interesantes y característicos de su manera de entender el cine.

En Ojeda, una supuesta isla del Caribe que sirve de penal, viven los prisioneros bajo la mano firme y dictatorial de un gobernador. El cacique se encuentra casado con Inés, una mujer tan bella como promiscua (María Félix). Inés se enamora de Vázquez (Gerard Philipe), el secretario de su marido, justo cuando muere el dictador a manos de un rebelde. La llegada de un nuevo dirigente (Jean Servais) pone contra las cuerdas a la pareja de amantes cuando éste también pretende a la viuda y dice tener pruebas suficientes para culpar a Vázquez de la muerte del tirano.

Los Ambiciosos, como la precedente La muerte en este jardín, parte de una trama política para narrar la angustia de unos personajes encerrados en sus propias ambiciones y pasiones. Ambas películas comparten un entorno de calor sofocante y una protagonista sensual y provocativa: Inés parece disfrutar de las palizas que le propina el gobernador. Tampoco le importa mostrarse sumisa, y en una postura erótica en exceso, cuando sabe que el secretario es testigo del encuentro violento entre el matrimonio. Lo mismo sucede con el nuevo mandamás cuando la chantajea y la obliga a someterse a sus juegos sexuales. Es cuando Buñuel se aprovecha para rodar sus habituales planos detalles con las piernas de la diva como objetivo.




Si la jungla parecía atrapar a los protagonistas de La mort en ce jardin, los personajes principales de La fievre monte a El Pao también se ven incapaces de salir de la isla en la que viven. Siempre hay algo que les impide escapar, como si luchar contra el destino fuera inútil. Es la típica estructura de Ilíada, donde los personajes dan y dan vueltas sin avanzar, sin resolver sus problemas, algo que parece una constante en esos años en la obra de Buñuel (a las dos películas comentadas habrá que añadir La joven, 1960, otro drama que se desarrolla en una isla despoblada).

Como se ha citado, los dos filmes cuentan con presencia francesa y mexicana en un reparto espectacular que da idea del prestigio que ya tenía Buñuel en esa época: Simone Signoret, Charles Vanel, María Félix, Gerad Philipe, Michel Piccoli,… nombres que asustan de lo importantes que son. Desde la parte técnica, los denominadores comunes de ambas películas son el productor Oscar Dancigers y el escritor y posterior director, Luis Alcoriza, ambos inseparables del realizador español desde su llegada a México. En la segunda película, además, Buñuel se permite el lujo de contar con el excelente director de fotografía Gabriel Figueroa.




14 comentarios:

  1. Magnífico arranque y tan interesante como de costumbre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se trata de dos películas atacadas por la crítica y menospreciadas en general, cintas menores de Buñuel que nos parecen hoy en dia muy interesantes con algunas secuencias estupendas y un acabado correcto.

      Eliminar
  2. "LA MUERTE EN ESTE JARDÍN" nos muestra al autor de “ENSAYO DE UN CRIMEN” como un realizador con ganas y capacidad para rodar un western en virtud de los elementos del género que confluyen en su concepción. Al margen de esta consideración, el genio natural del maestro de Calanda, su poderoso sello, aparecen aquí y allá jalonando el desarrollo de manera clara o subterránea, según el momento, sobre los condicionantes de este trabajo de encargo. Pongamos un ejemplo: la buñueliana (y aviesa) escena en que el forastero arrestado (Marchal) es escoltado por los soldados que atraviesan el interior de una iglesia en plena ceremonia religiosa e interrumpen su marcha para arrodillarse al tiempo que con un violento culatazo en las piernas del prisionero le obligan a caer de rodillas mientras es compasivamente socorrido por una joven sordomuda. Y ahora una evidencia: el ingenuo sacerdote que incorpora Michel Piccoli y el descreído y pragmático personaje de Georges Marchal, son esbozos de los que interpretaría más tarde Francisco Rabal en “NAZARÍN” y “VIRIDIANA”, respectivamente.
    "LA FIÈVRE MONTE Á EL PAO", la tengo menos nítida en el recuerdo pese a lo cual y a ese irresistible trío de intérpretes, el legendario Gérard Philippe, la flamígera María Félix y Jean Servais, el protagonista de "RIFIFÍ", la considero una de las menos interesantes del genio de Calanda. Ignoro qué compromisos llevaron a Don Luis a asumir ese proyecto.

    ResponderEliminar
  3. Esa escena de la iglesia tiene todo el sello de Buñuel. Precisamente el que ayuda a misa es el personaje que encarna Charles Vanel, un viejo que termina volviéndose loco. Buñuel no tiene compasión con la religión. El cura se llevará sus trastos a la jungla, entre ellos una biblia que se irá consumiendo (literalmente cuando el párroco arranque las hojas) conforme la fe vaya debilitándose.
    Te invito a revisar Los Ambiciosos, de acuerdo a que es una de las películas menores de Buñuel, pero sólo por el hecho de descubrir esas escenas que tiñen la cinta de su singular personalidad ya merece la pena.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta leerte, provocas ver y saber

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi intención es esa, la de invitar al lector a buscar las películas de las que hablamos. Me alegro de ser de esa clase de provocadores.

      Eliminar
  5. ¡Vaya! ¡Mi Buñuel oculto! Estas películas de Buñuel, y otras que están entre las menos conocidos del director español, no las he visto. Así que atento a tu recomendación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no las había visto hasta hace poco y me he llevado una sorpresa bastante agradable. El verlas tan relacionadas, los actores que trabajan en ellas (todos de primer nivel), el correcto acabado y las escenas personalisimas del director son los puntos a favor para no dejarlas escapar.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Es curioso como los temas son actualidad también, y es que Buñuel fue un adelantado. Me encantó su libro "Mi último suspiro".
    Felices días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de actualidad. Ambas cintas parten de un conflicto político donde el pueblo se levanta contra un dictador, ya sea la gente del penal en "Los Ambiciosos", o los mineros en "La muerte en este jardín".
      No he leído el libro, pero lo apunto, todo esto me interesa mucho. Gracias por la información y que pases también unas buenas fiestas de primavera.

      Eliminar
  7. Me parece una sección con muchas posibilidades, muy interesante.
    Me tengo por una persona que conoce la filmografía de Buñuel, pero no conozco ni una ni otra. Apunto los títulos y las buscaré. Me encanta Buñuel.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son rarezas en la filmografía de Buñuel de las que nadie habla, injustamente porque creo que los pocos que las comentan y las menosprecian tampoco las han visto.
      Abrazos.

      Eliminar
  8. Solo recuerdo haber visto la segunda, 'Los ambiciosos'. Estas 'rarezas' delas que hablas, contenían una carga de buen hacer increíble. Sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues intenta ver la primera, los actores se someten a una tortura en la jungla made in Buñuel: nadie se libra de sus propios fantasmas. Ambas merecen una revisión para ponerlas en su sitio.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...