viernes, 28 de junio de 2013

LA HORA BRUJA (Jaime de Armiñán, 1985)


El cine como medio de comunicación se ha servido de la literatura desde sus comienzos y, desde entonces, ha devuelto con creces el favor al arte vecino. Lo ha hecho en su faceta de divulgador de las letras gracias a adaptaciones más o menos fieles a los textos en los que se basa. En el caso de Gustavo Adolfo Bécquer, las películas que recuperan su obra son verdaderos homenajes al escritor sevillano. En nuestra opinión, La Hora Bruja puede que sea la cinta de mayor calidad de todas ellas.



 Dirigida por Jaime de Armiñán a mediados de los ochenta, y escrita por él y por Ramón de Diego (que curiosamente también se encarga del maquillaje), la cinta parte de la rima LVXXIX de Bécquer para contar una historia que se puede resumir en los siguientes versos, recitados por varios de sus personajes a lo largo de todo el metraje:

Una mujer me ha envenenado el alma,
otra mujer me ha envenenado el cuerpo;
ninguna de las dos vino a buscarme,
yo de ninguna de las dos me quejo.

César (Paco Rabal) vive con Pilar (Concha Velasco) en un autobús que recorre los pueblos de España ofreciendo diversos espectáculos como la proyección de películas, la prestidigitación o la quiromancia. De todas estas especialidades, y de alguna más, se encarga el “gran” César, un falso mago que no cree en nada y cuyo negocio es tan ruinoso como su relación con Pilar. Sólo cuando el autobús penetra en la profunda Galicia su suerte parece cambiar, aunque no esté claro si es a peor: “Saga” (Victoria Abril) aparece en sus vidas para seducir a ambos y sembrar la discordia...

De Armiñán se contagia del entorno celta para rodar una historia de amor bendecida por las meigas. Para contar una insólita relación de pareja, al estilo del director, muy bien interpretada por sus protagonistas (Paco Rabal y Concha Velasco se hicieron con los premios de mejor actor y mejor actriz respectivamente en la SEMINCI de Valladolid, en 1985) y mejor fotografiada por Teo Escamilla: el maestro se luce en las secuencias nocturnas como aquella en la que César quiere asistir a su propio entierro, desnudo, de espaldas al espejo y con cuatro velas ardiendo.

La trama de La Hora Bruja descansa en una fábula donde el cine, con su magia, participa activamente. Así, en el arranque, el director hace uso de un guión especular donde la película comienza con una proyección cinematográfica: Cleopatra. Con el fallo del sonido y las consiguientes protestas del público, César y Pilar doblan a los personajes en directo. César hace de César y Pilar de Cleopatra, en un homenaje al cine como espectáculo. No será la única película de la que se valga el realizador para reconducir la trama (Cielo Amarillo, Hello, Dolly!, Tarzán y Viva Zapata!, también serán nombradas), para utilizar el séptimo arte como un elemento más de fantasía en este universo creado por De Armiñán donde los versos de los clásicos tienen claro protagonismo.

Y es que el director dedica la película a todos los poetas de nuestra lengua, en particular a Rubén Darío, Quevedo, Cervantes y Rosalía de Castro; también a Federico Oliver, a la sazón abuelo de Jaime de Armiñán, y, por supuesto, a Gustavo Adolfo Bécquer.


Ver ficha de La Hora Bruja.



25 comentarios:

  1. Siempre me ha gustado esta película, la pasaron hace poco por la televisión y la volví a ver. Un cinta muy peculiar, me llama la atención esa mezcla entre brujería, superstición y crónica de costumbres. A mí victoria Abril nunca me ha entusiasmado como actriz, tampoco en esta película, sin embargo Paco Rabal y Concha Velasco creo que están muy bien. Desconocía la relación del guión con la poesía de Bécquer. Buena entrada. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cinta personal, de las que le gustan al director, con unas relaciones atípicas entre los personajes. La mezcla de realidad y fantasía está muy conseguida. Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola Ethan!! Yo también desconocía la relación de esta película con Bécquer, así que me encanta haberlo descubierto aquí en tu blog.
    Es una película entretenida de ver, y con un trío protagonista estupendo, amén de Sancho Gracia o Asunción Balaguer también grandes de la escena.

    A mi me gustó bastante, y creo que va siendo hora de recordarla. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es de las más reconocidas del autor, aunque para mí es de las mejores. Es cierto que Sancho Gracia hace un curioso papel, también a caballo (nunca mejor dicho) entre lo que es real y lo que es magia.
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Confundo a veces las pelis de Armiñán con algunas de Gutiérrez Aragón, no sé muy bien por qué. Creo haber visto La hora bruja en la época del estreno, no sé muy bien si en el cine o el televisión 2 o 3 años después; pero a penas me acuerdo, sólo algo de lo que comentas. Habría que volver sobre ella porque disgustar seguro que no lo hizo, si no me acordaría ;-D De la que sí me acuerdo y tengo un gran recuerdo, es de Mi querida señorita, una gran peli con una inteligente crítica de la sociedad española del momento.
    Un abrazo, ethan. Espero que la novela esté yendo bien. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás la pertenencia de ambos a la misma generación y ciertos lugares comunes en sus obras, por ejemplo lo fantástico, puede que haga que los confundas. Creo que si la vuelves a ver te gustará. Es una peli fantástica, pero a la vez muy cinéfila. La novela se defiende, que ya es mucho tal como están las cosas.
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Aquí estaba de nuevo Jaime de Armiñán vendiéndonos una de esas historias imposibles a las que tan proclive ha sido siempre. "LA HORA BRUJA" es una película de metafórico contenido y confusas intenciones, aquejada de una cierta dispersión de ideas y alguna que otra arbitrariedad en la puesta en escena que -vista hoy- no consigue el "clasicismo" de lo funcional. Pero la extrañeza de una fábula con demasiados guiños cinéfilos, una excelente fotografía, algunos buenos toquecitos de comedia y la presencia estimulante de Rabal, la Velasco y Victoria Abril (gran actriz sólo cuando trabaja a las órdenes de Aranda y Almodóvar), hacen digerible la función.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que has dado en el clavo de los puntos fuertes de la película: la mezcla entre cuento fantástico, repleto de cinefilia, y ménage à trois, muy bien llevado desde la parte técnica por Teo Escamilla.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Me paso solo para desearte un buen verano amigo Ethan y agradecer tu visita al apartamento.
    Despues de la pausa seguiremos por aquí, leyéndonos, espero.

    ¡Mucha suerte y un abrazo ! Abril

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Abril, que pases un buen verano!!

      Eliminar
  6. No la he visto, pero me acuerdo ahora de otra que también empieza apoyándose en Becquer: "El fantasma de la libertad" de Luis Buñuel, que arranca con el cuento "El beso", otro de esos relatos truculentos del sevillano y que no desmerecen (incluso superan: a mí me parecen que están mejor escritos) a esos otros mucho más famosos de Poe. En mi caso "El monte de las Ánimas" protagonizó muchas horas de desvelo cuando yo aún era un niño.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah! Claro, la literatura gótica, el romanticismo, Bécquer, Poe, etc. Muy propenso todo ello para películas de Corman ¿verdad? Saludos.

      Eliminar
  7. Magnífica la reflexión sobre las referencias literarias del film.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre de la mano, el cine y la literatura, la literatura y el cine. Tanto le deben uno a otro. Y esa nueva tendencia de novela cinematográfica va en la misma línea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hace no mucho vi "El Nido", también de Armiñán, y me gustó bastante. Así que me animaré a ver la que nos comentas.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al director le obsesionan esas relaciones atípicas como las de El Nido, Mi Querida Señorita o La Hora Bruja. Espero que te guste, ya nos contarás.
      Un saludo

      Eliminar
  9. Es una de esas películas españolas que tengo pendientes...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esta época estival es muy apropiada para buscar pelis no vistas o ponerse al día en los cines de verano: ayer fui a ver la "historia de Pi" y no veas cómo me lo pasé...
      Saludos.

      Eliminar
  10. Amigo, Ethan. Que recuerdos de este film. Tras tu lectura muy bien escrita y trabajada. Sólo me queda ese regusto de muchos detalles familiares. Entre costumbrismos y algo de amargor. Armiñán un cineasta con gusto y oficio. Una delicia ver en la pantalla, al siempre demoledor Rabal y una Victoria Abril irreconocible. Tanto físicamente como interpretativamente. Es ese aroma de parece que fue ayer cuando pasó todo. Un fuerte abrazo y buen verano
    P.S.; estamos expectantes y muy atentos ante el inminente...No digo más.Je, je...

    ResponderEliminar
  11. Es cierto que es un filme entrañable, con secuencias cotidianas insertadas en una trama muy personal. Intrigado me tienes jajaja. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  12. Ahora que al leerte la recuerdo, creo es una de las pelis que me gustaría volver a verla, Los tres están geniales, un gustazo.

    Gracias y abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Independientemente de los gustos de cada uno con respecto a los actores, hay que reconocer que en esta película están sembrados los tres. Supongo que algo tendrá que ver el director para conseguir esa complicidad que es evidente que existía entre ellos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Por favor alguien puede decirme la banda sonora, canción central que canta Para en algún momento y suena todo el tiempo en instrumental? Es una pieza clásica de piano que me persigue desde que vi esta película por primera vez cuando era niña. Mil gracias a quien se esfuerce por resolver esta duda mágica, como está película mágica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo puedo decirte que la banda sonora es de Alejandro Massó, pero eso ya lo sabrás. A ver si algún amigo cinéfilo te puede ayudar. Saludos.

      Eliminar
  14. La música hipnótica que suena durante casi todo el metraje de la película es Gymnopédie No.1 de Erik Satie. Y en cuanto la película al vi en TVE hace ya muchos años y me "embrujó", nunca mejor dicho. Según la tertulia que siguió a la película el papel de Sancho Gracia puede ser el Diablo, presentado en una dualidad hombre-mujer (Sancho Gracia-Victoria Abril), invocado inconscientemente por César (Paco Rabal).

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...