domingo, 19 de febrero de 2017

ESPECIAL KIRK DOUGLAS (III): LOS VIKINGOS (The Vikings de Richard Fleischer, 1958)

El best-seller “The Vikings” de Edison Marshall fue el origen de la mejor película hasta la fecha sobre el pueblo normando. Fue dirigida por Richard Fleischer, y producida por Kirk Douglas; y no por casualidad ya que director y estrella habían colaborado juntos un par de años antes en otra cinta con el mar como entorno: 20.000 leguas de viaje submarino (20,000 Leagues Under the Sea, 1954).


















En los veinticuatro meses que duró la preproducción de Los Vikingos se construyeron tres buques según los planos técnicos del drakkar encontrado en Gosktad, Noruega. Precisamente, el país escandinavo fue el elegido para los rodajes de exteriores. Allí se filmaron las secuencias más bellas de la película, en el fiordo de Hardanger y en el pueblo de Kvinnherad, donde sus habitantes aún recuerdan la experiencia de trabajar como extras.

La trama del filme se encuentra inspirada en un hecho real acaecido en el siglo IX cuando dos hermanos vikingos vengaron la muerte de su padre conquistando uno de los reinos británicos:
El monarca vikingo Ragnar (Ernest Borgnine) saquea la costa inglesa, mata al rey de Northumbria y viola a la reina. Han pasado dos décadas y Einar (Kirk Douglas), el primogénito de Ragnar, consiguen secuestrar a Morgana (Janet Leigh), la prometida del rey inglés, por la que esperan obtener un suculento rescate. Mientras tanto, en el poblado vikingo sobrevive como puede Eric (Tony Curtis), un esclavo que ha provocado que Einar pierda el ojo izquierdo durante una cacería. Nadie lo sabe, ni siquiera él, pero Eric es el bastardo al que le pertenece el trono británico. El drama se complica cuando Ragnar cae en las garras del enemigo y cuando Einar y Eric (todavía ignoran que son hermanos) se pelean por Morgana.


El guión de Los Vikingos es un drama bien ensamblado donde se intercalan algunos temas interesantes como la mitología nórdica o el enfrentamiento, tan afín al medievo, entre superstición y ciencia. Así, Eric supera gracias a una brújula rudimentaria el temor a la niebla cuando aún no existía la aguja náutica. Los vikingos eran verdaderos expertos en la navegación por observación de las estrellas, gracias a esa técnica consiguieron adentrarse mar abierto y llegar a Islandia y Groenlandia; sin embargo, no se atrevían a navegar en baja visibilidad: a la niebla la consideraban un castigo divino.

Con relación a la mitología nórdica, es significativo el guiño final cuando Einar y Eric se enfrentan en un duelo a muerte. Uno está tuerto y el otro manco, es decir, los dos combaten a imagen y semejanza de Odin y Tyr, los dioses de la guerra. Mitología y tradición también se unen en una secuencia que no podía faltar: la del funeral vikingo, la del viaje al Valhalla en un drakkar en llamas que hace de ataúd.

A pesar de elementos narrativos tan interesantes, lo más atractivo de la cinta es el aprovechamiento de la trama épica para poder filmar secuencias tan bellas como espectaculares. Destacan la de la batalla naval y las dos escenas casi documentales que muestran la entrada de los barcos vikingos por los fiordos noruegos; planos de transición con los que Fleischer “pierde el tiempo” en beneficio de la imagen.


En la última de las secuencias a destacar, Einar y su dotación se lo pasan de maravilla tras el éxito de su misión, ya con la valiosa rehén a bordo. Los salvajes guerreros juegan como niños saltando de remo en remo por fuera de la embarcación. Al parecer, la escena se rodó después de muchas horas de ensayo por parte de los dobles y especialistas. El propio Kirk Douglas participó en el juego y se cayó varias veces en las heladas aguas del fiordo, pero demostró que era capaz de saltar entre los remos. A pesar de tan buen ambiente, tanto Douglas como Tony Curtis confesaron que se pasaron casi todo el tiempo resfriados debido a las bajas temperaturas que sufrieron durante el rodaje.

El éxito del largometraje fue tal que Kirk Douglas y su productora financiaron una serie de televisión inspirada en la película. La denominaron “Tales of Vikings”, comenzó a emitirse en 1959 y de ella se rodaron treinta y nueve capítulos.


15 comentarios:

  1. Escenas como la del salto sobre los remos, el asalto a la fortaleza ascendiendo por la escalera de hachas o el funeral vikingo (¡qué estupenda evocación se hace en "Beau Geste"!), permanecen en mi memoria desde la infancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una maravilla de película. Las hachas del asalto ya tienen su primera aparición en la orgía que se montan los vikingos cuando le cortan las coletas a una pobre infeliz que hace de blanco.
      Tiene de todo, hasta una música espectacular que se basa en el sonido de los cuernos cuando llegan los drakkars a puerto, será el leitmotiv de toda la cinta. La fotografía de Jack Cardiff es otro de los logros y el dominio de la visión panorámica de Fleischer también.

      Eliminar
  2. Sin duda, la gran película vikinga, en la que Tony Curtis se permitirá lo que Douglas no le dejará dos años después en Espartaco: matarle, en aquella ocasión para evitarle el sufrimiento en la cruz. Todo en Los vikingos es pura aventura, empezando con el sonido de aquellos cuernos resonado en los bellos fiordos cuando llega el drakkar de Einar. Hasta haciendo de villano tuerto Kirk es capaz de conquistar el corazón del espectador. No sabía que la historia tenía una base real.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jack Cardiff, a la sazón director de fotografía, volvió con aquellos planos de los drakkars entrando en los fiordos en otra cinta de vikingos bastante inferior: Los Invasores, con Richard Widmark de protagonista. Hasta la música era la misma en el arranque.

      Eliminar
  3. Peliculón. A mí me impactó de chaval cuando la vi en Sábado cine hace la tira. Y la revisité hará unos añitos y me siguió pareciendo buenísima.
    La escena en la que Tony pierde la mano por haberle dado la espada a su padre (sin saberlo) es genial. Cómo Ernest les amenaza antes de saltar al foso.
    No sabía lo de la serie.
    PD: Vi la de Manchester by the sea. No está mal. Igual no esperaba tanto como tú ;-)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues de la serie se rodaron cerca de cuarenta capítulos y tuvo bastante éxito. Hoy en día hay otra de vikingos también líder en esto de las series, yo no la he visto, pero al parecer narra la vida de un tal rey Ragnar (¿te suena?).

      Eliminar
    2. Sí. He oído hablar también de esa otra serie, pero no he visto ni imágens, así que...

      Eliminar
    3. Yo tampoco la he visto. Dicen que es bastante buena. Lo decía porque el personaje, al menos el nombre, es el mismo que el de Ernest Borgnine.
      Saludos.

      Eliminar
  4. La profunda belleza de esta película tiene su germen en uno de los guiones más hermosos que jamás filmó Fleischer. El sentido armónico, casi musical en la concatenación de planos, la verdad extraída en cada uno de ellos hasta hacernos sentir "fisicamente" el paisaje, el choque del hierro, un hacha clavándose en la madera, la niebla, el roce de los remos con el agua, ¡hasta la temperatura del agua!, Einar y sus guerreros caminando sobre los remos de la nave, riendo y cayéndose. Film de fuertes sensaciones, poético y salvaje, con un perfecto y aportativo uso del formato scope en la composición de los encuadres que además, por momentos, juega inteligentemente con una "prolongación" de la acción en los espacios fuera de campo (algunos instantes de violencia indirecta). Una soberbia dirección de actores aprovechó con eficacia el lado bestia de Kirk Douglas (impagables momentos en la prueba del hacha con la rubia adúltera) y el mórbido físico de Janet Leigh. En suma, una redonda, fascinante obra maestra de seminal imaginería, un espectáculo total y la más apabullante prueba del prodigioso talento del autor de "DUELO EN EL BARRO".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo completamente en lo de obra maestra. Fleischer utilizó con habilidad el cinemascope (en este caso technirama), un formato relativamente moderno que dominaba como nadie. El director tomó como referencia la eslora de los barcos para los encuadres horizontales generales, y manejó planos detalles más complicados, como los del cruce de remos por parte de la dotación, o el del arriado de la verga con el vigía sentado en ella, todo para aprovechar la novedosa visión panorámica.

      Eliminar
  5. La ví hace mucho tiempo pero tengo un recuerdo impecable. Creo que me fascinò..pero me gustaría recuperarla ahora a ver qué tal.
    Y sí, hay una serie que està bastante bien con unos protagonistas imponentes.
    Y uno de ellos es Ragnar. De todos modos el recuerdo de Kirk Douglas y Tony Curtis es imborrable

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la he visto al menos tres veces y siempre me llevo alguna sorpresa. La serie dicen que está bastante bien; si tú me la recomiendas es suficiente para verla (en cuanto termine "El puente"). Abrazos

      Eliminar
  6. Una de las películas míticas de mi infancia. Recuerdo especialmente cuando Ragnar consigue su espada para saltar al foso de los lobos y morir luchando para poder entrar en el Walhala.
    Hay una curiosa película de vikingos: "Los invasores" con Richard Widmark. El director es Jack Cardiff que había sido el fotógrafo de Fleischer en “Los vikingos”.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los Invasores se lo comentaba más arriba a Juan. Nada que ver con Los Vikingos, aunque tiene secuencias calcadas y también trata de dos hermanos del célebre pueblo normando. Se ve que Cardiff tomó buena nota de su experiencia con Fleischer.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Se confirma lo de la serie actual: es espectacular y tiene mucho que ver con la cinta original de Fleischer. De nuevo el rey Ragnar asola Northumbria...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...