jueves, 14 de enero de 2010

MI NOCHE CON MAUD (Ma Nuit chez Maud de Eric Rohmer, 1969)

No nos queda más remedio que apartarnos de cualquier proyecto que tuviéramos en mente. Tenemos que dejar las siguientes reseñas en el borrador para hacernos eco de la desaparición de un grande del cine: casi con noventa años ha muerto Eric Rohmer.

El director galo se llamaba en realidad Jean-Marie Maurice Scherer (tomó prestado los nombres y apellidos del genial Erich Von Stroheim y del escritor Sax Rohmer, el autor de las novelas de Fu Manchú). Fue uno de los pilares de la Nouvelle Vague y redactor jefe de su tribuna, la prestigiosa “Cahiers du Cinema”. Es decir, hablamos de toda una autoridad cinematográfica.



Con un tipo de cine muy reconocible, especializado en sencillos temas que se iban tejiendo con inteligentes diálogos, Rohmer utilizaba a sus actores -generalmente actrices desconocidas, aunque no es el caso de la película que vamos a comentar- y conseguía extraer el cien por cien de su capacidad para contar sus historias originales. De sus cintas, quizás la más conocida –y mi favorita- es la que traemos hoy a este espacio.

Mi Noche con Maud es la cuarta película de la primera de sus series, Los Cuentos Morales. Es la historia de un hombre que tiene una particular relación con una mujer divorciada, precisamente los días en los que se enamora platónicamente de otra. El largometraje comienza cuando un ingeniero, en su nuevo destino de provincias, se siente atraído por una mujer rubia que además es católica practicante como él. Desde la primera vez que Jean-Louise (Jean-Louis Trintignant) ve a Francoise en la Iglesia, sabe que acabará casándose con ella. En esos días de aproximación se encuentra con Vidal, un viejo amigo del instituto, marxista convencido. Mientras discuten acerca de Pascal y de la esperanza matemática, Vidal le presenta a Maud, que resulta ser muy diferente a lo que aparenta Francoise (Rohmer no se anda con rodeos, la sitúa en las antípodas: Maud es morena, liberal y se acaba de divorciar). Gracias a una nevada oportuna Jean-Louis pasará la noche con ella.


El realizador francés ordena la trama. En primer lugar utiliza, en el arranque y al final, la voz en off del protagonista para destacar que todo el filme se desarrolla bajo su punto de vista. Luego divide la película en un precioso prólogo, el del acercamiento entre Jean-Louis y Francoise; seguido de la noche con Maud, y de dos breves citas entre Jean-Louis y ambas mujeres. Finaliza, magistralmente, con una escena donde el encuentro entre los tres personajes propicia que salga a la luz una revelación sorprendente.

Es, sin embargo, la noche del título lo que más nos atrae. De hecho nos parece lo mejor que ha realizado Rohmer nunca. Con la inestimable ayuda del español Néstor Almendros, su habitual director de fotografía, el cineasta galo utiliza planos fijos muy largos -y contraplanos de igual duración- para que los personajes dialoguen libremente sobre el amor y el matrimonio, o sobre la religión y las matemáticas, sin la molestia del montaje. La simpleza del rodaje no impide que la elección de la puesta en escena sea adecuada, con estudiados acercamientos y alejamientos –no sólo físicos- entre Maud y Jean-Louis en la mejor secuencia de la película: cuando Vidal abandona el piso y se quedan ellos dos solos. Entre esas cuatro paredes podemos apreciar su forma austera de rodar. La que utiliza para que la trama fluya con sencillez y eficacia hasta la colisión sexual.

Ma Nuit Chez Maud supuso el descubrimiento mundial del cine de Rohmer, y también su reconocimiento (fue nominada para dos oscar y para la Palma de Oro de Cannes, entre otros premios). Creo que es la película ideal para recordar a Eric Rohmer. Un director criticado, incluso despreciado por muchos, pero que a nosotros se nos antoja imprescindible para entender esto del cine. Nosotros le admiramos.

Ver Ficha de Mi Noche con Maud.



21 comentarios:

  1. Pues los que amamos el cine no podemos sino lamentar la muerte de uno de los grandes del cine. Descanse en paz.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Yo le admiro y le adoro. Estoy muy apenado. Me parece un director imprescindible para la historia del cine, y no sólo europeo.

    Mi noche con Maud es fantástica... y notoriamente intelectual -todas sus películas lo eran, pero no se notaba mucho, en ese sentido no se parece a Godard, a veces inalcanzable-. Tan importante en él eran los diálogos como los silencios... ayer vi el comienzo del Cuento de verano, donde no se habla, y es increíble... esas escenas de soledad en la playa tan expresivas... pero mis favoritas son las Comedias y proverbios.

    Estoy seguro de que su cine seguirá vivo...

    ResponderEliminar
  3. El viejo más joven, sin duda. Cuento de invierno fue una de mis pelis de "iniciación cinéfila", con perdón. Le di un palo por Triple agente y casi me arrepiento de mi osadía. Aunque, para atrevimientos, recuerdo la promoción de una peli malísima llamada "Gente pez" que decía algo así como "... si Eric Rohmer tuviera gracia...". Pa matarlos. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Ethan..... Mi noche con Maud son palabras mayores!!
    Una de las películas claves de la Nouvelle Vague donde Jean louis Trintingnant y Francoise Fabian (vaya modelitos que saca, eh?) están maravillosos.
    Me gustó mucho también la "otra noche" que pasó el ingeniero con la rubia.......
    La fotografía de Nestor Almendros es un punto muy importante a destacar también
    En fin, una peli de culto extraordinaria, una obra maestra que siempre perdurará.

    Magnífica elección amigo. Por cierto... Yo hace ya mucho tiempo hice un post sobre ella ;)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. No he visto esta película, pero, después de leer la magnífica entrada que le dedicas, y los posteriores entusiastas comentarios, me la apunto para verla en cuanto me sea posible, que no sé cuando será, todo hay que decirlo ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Crowley: Como se suele decir, ha pasado a la inmortalidad gracias a su cine.

    Justo: Creo que el cine moderno no se puede entender sin Rohmer, le pese a quien le pese. Con respecto a los silencios, el arranque de Mi noche con Maud deben ser varios minutos sin palabras (sólo con los rezos de la iglesia), donde las miradas se cruzan. Excelente.

    Javier: No es la primera vez que desprecian el cine de Rohmer. A eso me refería al final del post. No se han parado de verdad a ver una película de él.

    Ortiga: acabo de leer tu post y no puedo estar más de acuerdo contigo. Francoise Fabian está magnífica; en esos planos medios tan largos en los que nos cuenta su vida parece que nos hable a nosotros, traspasa la pantalla. Y sí, la "otra" noche, como dices, es sobresaliente también. Pero diferente. Cómo Rohmer la hace distinta es otro tanto a su favor. La distancia entre los personajes es mayor, hay distintas habitaciones, la conversación es, digamos, menos intelectual. Pero la situación es fascinante.
    Oye, y me pasó exactamente lo mismo que a ti, me quedé varios días digiriendo la película, pensando en ella y concluyendo que acababa de ver una obra maestra.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  7. Bueno, para mí es una de esas pocas películas que hay que poner por delante del resto. Tienes que verla Vivian, y luego nos cuentas. Te advierto que la película dura varios días, la hora y media de visionado y el resto de repaso mental.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. No se si tengo perdón o no pero....no he visto nada de éste actor. Creo que he de ponerle remedio

    ResponderEliminar
  9. El cine francés es una de mis asignaturas pendientes, y por lo que leo, empezar a poner remedio con este título no será mala opción... Tomo nota pues.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Creo que esta película es la mejor opción para comenzar a ver el cine de Rohmer. Espero que os guste Dana y Kinezoe.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Una perdida lamentable sin duda, la verdad es que no sé porque no me gusta hacer post el dia de la muerte de un artista, ...aveces los hago sin embargo...y el caso es que pensé hacer un post de Eric es curioso porque lo iba hacer de esta peli, ya había posteado otras pelis como Pauline en la playa...en fin me apetecia esta peli...una pelicula muy interesante, francesa 100 por cien y Rohmer 100 por cien.

    El caso es que como siempre digo un genio, un director de cine como el no muere, al menos para mi, porque sus obras siguen con nosotros ;)


    saludos

    ResponderEliminar
  12. También es mi favorita: esta película fue un impacto tremendo en mi forma de ver y entender el cine.
    Es la lucha ante la tentación: una es un ángel, la otra un demonio. El argumento de Pascal lo repetiría en "Cuento de invierno": la religión y el azar y la toma de decisiones. A Jean-Louise habría que matarlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Te entiendo Atikus, el respeto es máximo hacia alguien como Rohmer, sin embargo quería hacerle un homenaje por los buenos momentos que me ha hecho pasar este director.


    Pues sí, Licantropunk, habría que matarlo. Cuidado con los ángeles que pueden tener alguna historia escondida... Desde luego mucho más apetecible el demonio, en esta ocasión.
    "Cuento de Invierno" es otra maravilla. ¿A quién se le ocurre perder al amante y quedarse embarazada?

    Saludos y gracias por el comentario a los dos!

    ResponderEliminar
  14. Del cine de Rohmer, a mí me gusta más lo que significa, lo que significó en cuanto a la inflexión del lenguaje cinematográfico, que él en si mismo. En cualquier caso coincido contigo, para mi gusto, esta película estaría por encima del resto.

    ResponderEliminar
  15. Cierto Raúl: Rohmer es uno de esos picos en la historia del cine, un hito que hace cambiar los esquemas, y que sirve de ejemplo para futuros directores. Hay pocos ejemplos como él.

    ResponderEliminar
  16. Aunque ha muerto nos ha dejado un gran legado con el se asegura la inmortalidad.
    'Mi noche con Maud' creo que fue la ultima peli que ví de él y me dejó ese regusto del que hablas, ese repasar los motivos y las consecuencias de las decisiones de cada personaje. Es buenísima.
    También me gustaron las ambientaciones historicas de 'la inglesa y el duque' o 'la marquesa de O'. 'Pauline en la playa', 'el rayo verde'y 'la rodilla de Clara' las recuerdo con especial cariño.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Has mencionado algunas de sus mejores obras, Bela. Me gustaron especialmente "La Rodilla de Clara" y "Pauline en la Playa". Pero sigo considerando a "Mi Noche con Maud" superior a ambas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Rohmer ha muerto. Sería una desagradezzida si no dijera algunas cosas de él. Sería inexazzto dezzir que me gustan sus pelis, el sonido de sus palabras, las vendedoras de ostras o sus zzielos azzules en un día de verano mientras la rodilla de Clara ocupa un primer plano. Mentiría si dijese que me faszzina porque lo justo es dezzir que crezzí con él, al soniquete de sus largas conversazziones, descubriendo el número Pi en sus historias amorosas. No es que me guste el zzine de Rohmer, sino que amo su zzine después del mediodía, en otoño, en primavera y en invierno

    Dizziendo verdades hay cosas que no comparto con él, su profundo sentido cristiano, zzierta rigidezz en sus planteamientos y un zzierto estiramiento en su personalidazz. Pero lo mejor de todo es que aprendí con su zzine a hazzer espirales con los pensamientos, a descubrir la geometría en el destimo, a comerme el tarro con el azzar. Muchos años después descubrí el sentido de las matemáticas y su relazzión con los sentimientos , lo hipnótico de las conversazziones nozzturnas mientras ves nevar a través de los cristales y muchos años después me di cuenta de todo lo que tenía que ver su zzine con mi modo de ser.

    Rohmer ha muerto, pero sigue siendo fiel a sus prinzzipios de la mano de Maud, con Pascal rondándole los talones, en una misa infinita donde vive una rubia y donde cualquier hipótesis, hasta la más absurda, puede ser posible.

    Caperuzzita Azzul (en honor de aquellos zzielos).

    Possdata:

    EL DESCUBRIMIENTO DE LA VERDAZZ

    El ideal para descubrir la verdazz es a través de un método mediante el cual todos los postulados se fundamentan en verdades establezzidas. Al mismo tiempo, sin embargo, esto es imposible puesto que dichas verdades requieren para su demostrazzión la existenzzia de otras verdades en las que fundamentarse y los prinzzipios inizziales son, por tanto, imposibles de demostrar.

    Pascal enredando en “Mi noche con Maud”.

    Possdata 2: Dexter, Agora es una castaña. Te lo digo por aquí para no aguarte más el post

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Sabes que te digo? que sería inexacto manifestar que me gusta como escribes, Caperuza. Creo que lo adecuado es decir que me siento fascinado por tu manera de expresarte. Y estoy seguro que a Rohmer también le ocurriría lo mismo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Realmente conocer a Rohmer fue un descubrimiento para mí. Es mi director favorito. Me encanta su sensibilidad, su forma de ver y transmitir. Los ambientes que genera, tan agradables, en contacto con la naturaleza. Los personajes, muy entrañables e interesantes en sus diálogos. Las relaciones entre ellos va fliyendo y se escapa de la linealidad y dramatismo superficial hollywoodense. Encuentro dificil explicarme ante algo tan poético. ¿qué otros directores y autores pueden identificar con la "sensibilidad" de rohmer?

    ResponderEliminar
  21. Con el cine de Rohmer te quedas como hipnotizado. Es complicado explicar una película de Rohmer. Sencillamente, lo que hay que hacer es verla.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...