lunes, 15 de octubre de 2018

ÁNGELES CON CARAS SUCIAS (Angels with Dirty Faces de Michael Curtiz, 1938)

La inminente irrupción de un nueva guerra mundial, el pesimismo imperante en la sociedad americana a finales de los treinta, con la crisis aún coleando, el ansia de denuncia social ante la desigualdad y el paro, todo eso impregna de oscuro las últimas películas de gangsters antes de la llegada inevitable del noir; grandes filmes como este que hoy comentamos:


Se trata de un largometraje moralista a cargo de Michael Curtiz, donde se narra la historia de dos amigos de juventud que siguen distintos caminos en la vida (situación que se repetirá en numerosas películas del ciclo negro). Uno se convierte en un célebre gánster, el otro en sacerdote. Nos referimos a James cagney y a su pareja de esa época en la Warner Brothers, Pat O'Brien.

La dicotomía entre los personajes transciende al ritmo de la narración. Cuando vemos a Cagney todo va muy deprisa, se suceden las escenas de acción, o las de aprendizaje hacia los chicos del título (Los Dead End Boys). Cuando O'Brien entra en escena todo se ralentiza y vuelve a la normalidad.


Mención especial tiene el trabajo de un secundario de lujo: Humphrey Bogart, a punto de saltar a la fama; y el de los chicos de la calle, famosos por sus representaciones en el teatro y las apariciones en otras películas como en Calle sin salida (Dead End de Wlliam Wyler, 1937).

En Ángeles con caras sucias, Michael Curtiz demuestra su buen hacer en las escenas que requieren un ritmo rápido, como las del tiroteo o la del acoso final. A destacar también la conclusión. El recorrido de la milla verde de Cagney es espeluznante, más propio de una película de terror que de una de gangsters. El juego de luces sobre su cara hace que su rostro refleje la rabia interior. Lo mismo ocurre en el momento de la ejecución, que no se explicita, pero que se adivina gracias a las sombras de los personajes. Muy propio todo del estilo expresionista aleman de los años veinte, del que era deudor el propio Curtiz.
Magnífica.

Ver ficha de Ángeles con caras sucias.




10 comentarios:

  1. Recuerdo perfectamente la película y, más allá del carácter moralista de la historia (que ya señalas), que puede gustar más o menos, estamos ante una buena película, con un cartel de lujo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco forzado ese final para contentar a la censura, pero Cagney le da la vuelta y lo borda con su sobreactuación, mientras Curtiz se vale de las sombras para dejar todo en su sitio.

      Eliminar
  2. Que tal Ethan!
    Tengo especial predilección por Cagney, pocas son sus peliculas que podriamos calificar de "flojas". Esta como bien apuntas es magnifica. Supongo que esa carga de moralina va con los tiempos, ya sabes, el malo nunca puede salir victorioso. A mi ese final me sigue pareciendo tremendo.
    Por cierto, con su apenas metro setenta resultaba inquietante, sobre todo esas bofetadas que solia regalar...jeje
    Saludos y feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que no hay película mala de James Cagney, da igual que sea el "malo" de la cinta (esas son las mejores) o el "bueno", o que sea una de gangsters, musical o comedia; ahí está el actor para dar lo mejor de sí en cualquier registro.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Otra más que te debo, sigo engordando la lista
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merece la pena verla por todo lo que se ha apuntado aquí: por James Cagney, por la fluida dirección de Curtiz, por las luces y las sombras...

      Eliminar
  4. Tiene bastante que ver con la anterior "Callejón sin salida" con Bogart en lugar de Cagney, también enfrentado a un amigo de la infancia que ha elegido el camino correcto (MacCrea) y la presencia de los Dead End Boys. Curioso lo de esos chicos que hicieron varias películas como una versión adulta de "La pandilla", entre ellas una comedia con fantasmas acompañando a Bela Lugosi "Spooks Run Wild".
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, la cinta de Curtiz casi es un remake, de la película de Wyler. Se hicieron bastante famosos esos chicos de la calle sin salida.
      Saludos

      Eliminar
  5. Creo que la he visto pero hace muchisimo.Cagney siempre sobreactuando. Y dices bien, es un tema muy recurrente del cine negro y de gansters...una referencia para el cine que se ha hecho décadas más tarde.

    Me ha recordado tambien el film de Eastwood," Mistic River" donde el argumento tambien pasa por la vieja amistad de unos chicos que se crian juntos, uno es un mafioso (Sean Penn) y el otro policia, Kevin Bacon me parece. Como era de esperar estalla el conflicto.
    Me temo que ésta historia no tiene la misma moralina de la que reseñas pero de alguna forma tambien se pueden sacar conclusiones...nuestros actos siempre tienen consecuencias.

    Un abrazo, Ethan.

    P.D. Y viva el cine clásico.

    ResponderEliminar
  6. Mistic River, una de mis preferidas de Eastwood, es verdad que tiene ese aire clásico. La de Curtiz tiene, en efecto, ese mensaje final (que nadie se cree) obligado por la censura, pero es una de gánsteres que anuncia que al doblar la esquina viene el cine negro.
    Abrazos!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...