martes, 11 de enero de 2011

EL GLOBO BLANCO (Badkonake Sefid de Jafar Panahi, 1995)

Tras la vuelta de las vacaciones no queremos dejar de mencionar la injusticia que vive desde hace un año uno de nuestros directores favoritos. Hace unos meses dábamos aquí la triste noticia del encarcelamiento de Jafar Panahi. Nos apena tener que ampliar la información con la sentencia que se dictó contra él, justo antes de irnos de vacaciones: seis años de cárcel (ojo, en una prisión iraní, que hay prisiones y prisiones) y la prohibición de ¡veinte años sin hacer una película ni salir al extranjero!

Nosotros seguimos sin poder hacer nada contra esta barbaridad. Nos queda el mínimo recurso de continuar hablando de su cine. Esta vez acudimos a su ópera prima, la excelente El Globo Blanco. Una cinta muy premiada (en Cannes, por ejemplo) que se basa en un guión suyo y de su maestro el gran Abbas Kiarostami.



Anterior a la otra maravilla que es El Espejo, la película guarda muchos puntos en común con ella. Entre otros la sencilla trama de itinerario y la protagonista: Razieh es una niña cuyo máximo deseo es comprar un pez de colores para celebrar el año nuevo. Después de mucho insistir consigue que su madre le de dinero para adquirirlo. De camino hacia la tienda el billete se cae a una alcantarilla y Razieh ve como todo su mundo se desmorona: ni puede conseguir el pez ni puede llevar el dinero de vuelta a su casa (la madre le dio un billete de 500, cuando el pez solo costaba 100).

Panahi rueda en tiempo real (una voz en off va contando los minutos que faltan para el año nuevo) y hace desfilar varios personajes, como es habitual en su cine, que intentarán ayudar a la niña. Una anciana, un sastre, un soldado y un vendedor ambulante de globos. También acudirá en su auxilio su hermano mayor Alí. El realizador utiliza el realismo y el suspense cuando presenta los distintos caracteres sin anunciar las verdaderas intenciones de cada uno. El espectador asiste inquieto al drama temiendo que se aprovechen de la pequeña, como parece que sucede en el primer encuentro de Razieh con unos domadores de serpientes.


Los diálogos de la niña (sorprendente la pequeña actriz Aida, hermana mayor de Mina, a la sazón protagonista de la tan citada El Espejo, con la que guarda un parecido asombroso) y sus enormes ojos presiden la cinta que se vuelve cada vez más inquietante. Solo la sonrisa esporádica de Aida proporciona algún momento de relax y se convierte en una especie de premio para el espectador por aguantar tanta tensión.

De las distintas secuencias destaca el encuentro con el soldado. Una escena con introducción (el recelo de la niña que no quiere hablar con un extraño), desarrollo (la historia del militar que ella escucha atentamente) y conclusión (la emotiva despedida). Quizás una metáfora que se convierte en un deseo: el de que una nueva generación de mujeres sea mejor tratada por el gobierno opresor.

Estas sutilezas de Panahi son las causantes de su encarcelamiento. Sin embargo, el filme no puede ser más inocente. A menos que consideremos la primera escena como una denuncia (un plano secuencia muy bien rodado donde el realizador fotografía un jeep del ejército que se acerca a una multitud y luego, sin cortar el plano, sigue con la cámara en panorámica hasta pararse en el rostro de una mujer preocupada); y el deseo de la niña por conseguir su pez de colores, como una representación de la legítima aspiración de libertad por el pueblo iraní. Libertad que ahora pedimos desde aquí, para uno de sus ciudadanos más ejemplares: Jafar Panahi.

Ver Ficha de El Globo Blanco.


19 comentarios:

  1. No la he visto. Sí que vi "El espejo", con lo que ya tengo opinión al respecto de la genialidad de este director.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hablemos de él, Ethan, hablemos sin parar, sin cansarnos, de su cine, de su compromiso y de su valentía que es la de tantos otros de los que no hablamos porque ni siquieran tienen lo poco que él tiene: Nombre. Pero allí están todos, sufriendo, al menos démosles lo que tenemos, prestémosles nuestra voz, nuestra admiración y la esperanza de que su situación se alivie pronto y de que todo este maldito calvario sirva para algo, aparte del ejemplo de coraje que nos dan.

    ResponderEliminar
  3. No la he visto. Es un director que me falta por descubrir. Es una pena que en este mundo sigan ocurriendo injusticias como la de Jafar Panahi. Esperemos que pronto tengamos buenas noticias.

    ResponderEliminar
  4. Y se sigue atentando contra la "inocencia".

    Lamentable.

    ResponderEliminar
  5. Increíble. Que incomprensible se percibe desde aquí...
    Me apunto el realizador, que no conocía. Gracias por este post, muy ilustrativo.

    ResponderEliminar
  6. Como discipulo de Kiarostami,Panahi filma una historia sencilla, con suspense y elegancia, con niños. Por eso me recuerda una joya de Abbas ¿Donde esta la casa de mi amigo? (perdon por la ausencia de tildes (mi acer tiene gripe) Un saludo Ethan

    ResponderEliminar
  7. Raúl: "El Espejo" es otra maravilla, casi una continuación de esta película. Un avance en el estudio del realismo en el cine.

    Trecce: Es que no podemos hacer otra cosa. Yo al menos no veo otra posibilidad que no sea reivindicar su cine. Que la gente conozca lo que ha hecho Panhi por el mundo cinematográfico y que las personas que se acerquen a él vean que no hay nada malo ni perverso en lo que propone. Al revés, lo perverso es el gobierno que sufre Panahi y sus compatriotas.

    Marcos. Merece la pena y mucho descubrir a Panahi.

    Isabel: Y nadie parece hacer nada por evitarlo. Eso es lo peor.

    Igor: Te digo lo que a Marcos, es una buena oportunidad para acercarse a su cine, quizás sea la única manera que tenemos, los que no disponemos de influencia ni estamos en las esferas del poder, de pedir su libertad.

    Manuel: Tiene mucho que ver con Kiarostami, no en vano fue ayudante de dirección suyo, y el guión es de ambos.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  8. Creo, como ya se ha dicho aquí, que lo único que podemos hacer para ayudar a Panahi es ver sus películas y hablar de ellas para que otros las vean.

    Cuanta más gente sepa la injusticia que se comete con él, más posibilidades habrá de que esta sea más leve.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Una película fantástica que en su día me dejo maravillado y boquiabierto: gran cine de la sencillez. Pero más pasmado me deja que se vaya a cometer una injusticia tan grande con este director. Espero que la sentencia no se haga firme.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Casi me siento avergonzado de no conocerlo, y eso que he disfrutado mucho con el cine de Kiarostami.

    Despreciable el mundo este en que vivimos que todo el mundo de la cultura se mire el ombligo con asuntos como el de los derechos de autor, y no se mire fuera, donde los verdaderos "derechos" de un autor están siendo violados.

    Saludos, y gracias por la recomendación. Apuntada queda.

    ResponderEliminar
  11. “Memoria colezztiva y memoria de nadie. La tumba también es una escritura”. La frase es es Leopoldo Panero refiriéndose al zzélebre Marqués de Sade. Sade no fue respetado ni siquiera en su muerte. No pudo ser redimido por las bellotas del bosque.

    Memoria colezztiva y memoria de nadie. La cárzzel también es una escritura.

    De ellos es el mundo, aunque mueran en el Hospizzio de Charenton o les enchironen en una remota cárzzel del un lejano y extraño Oriente.

    Caperuzzita s.z.e. con bombones y caramelos, como una amante de Sade.

    Posssssdata: Y toda la crueldazz que todo esto lleva implízzito…

    Buenos días, Ethan

    ResponderEliminar
  12. Guionista: Eso creo yo, a ver si entre todos hacemos la suficiente fuerza para que Panahi sienta el apoyo; y su gobierno también y no tenga más remedio que dar marcha atrás.

    Licantropunk: Creo que tenía veinte días para recurrir la sentencia y ya se han cumplido. No sé que habrá podido pasar...

    GCPG: Tiene algo que ver con Kiarostami, pero es un cine singular, muy personal el de Panahi.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Muy oportuno y muy justo el homenaje que haces a la obra cinematográfica de Jafar Panahi. Resulta verdaderamente heroico el trabajo artístico en esta tierra tan hostil…
    Creo que aciertas de plano cuando señalas la "sutil" secuencia del filme que especialmente les molestó a los mandamases de Irán. Aunque, claro, a un régimen como ése cualquier manifestación de libre creación les subleva.
    Está muy bien reivindicar y recuperar este cine “periférico”. No sólo de clásicos y de Hollywood vive el cinéfilo, ¿no es cierto?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Buenos días Caperuza:
    Alegría tenerte por aquí de nuevo. Creo que nos hemos cruzado en nuestros comentarios. Por cierto, estupendo el tuyo, pero espero que Panahi no tenga que recurrir a la frase de Panero.
    Otro "por cierto": acabo de revisar "El Desencanto"; los Panero, la decadencia del franquismo y la crónica de una muerte anunciada (en este caso la del pequeño de los tres hermanos).

    Cierto Fernando, tocayo: No vivimos solo de cine clásico, aunque nos encanta para que te voy a engañar.
    Y lo de Panahi es lamentable. Si en cualquier lugar es difícil sacar adelante un proyecto cinematográfico, me imagino que en Irán debe ser casi imposible; y, encima, cuando lo consigues, te meten en la cárcel...

    Saludos a los dos!

    ResponderEliminar
  15. La vi hazze muchísimos años, pero casi la recuerdo como si fuera ayer. El Desencanto, forma parte ya, del mito de la zzinematografía española. En lo que yo recuerdo, casi se hizzo sola, con zzierto desconzzierto y el desconsuelo de una familia de madre con vozz atiplada (recuerdo la vozz de aquella mujer como si me estuviera hablando, ahora mismo, en el oído). El blanco y negro y áquel hermoso jardín. Michi tan guapo y tan horriblemente envejezzido. En algunas, pocas ocasiones, he visto alguna entrevista de Leopoldo María, con su eterno zzigarrillo entre los labios, cayéndosele la baba; con la luzzidezz, que en algunas ocasiones, tiene una mente enferma pero tan genial como faszzinante.

    Jamás olvidé aquella peli

    Caperuzzita

    ResponderEliminar
  16. La vi hace poco

    http://tartarugamxica.blogspot.com/2010/10/el-globo-blanco.html

    Me fascina esa sencillez, ese guión casi invisible, pausado y emotivo. Con esa inquietante niña medio perdida en la calle, mirando atenta a las rendijas.

    Gran injusticia la que se comete con gente del cine, de la cultura, y con tantas personas anónimas.

    Biquiños

    ResponderEliminar
  17. Caperuza: Querían hacer un documental de Leopoldo Panero, padre, con motivo de un homenaje, con escultura y todo, pero les salió una película desgarradora.

    LU: La niña es una actriz extraordinaria. Hay planos larguísimos con ella hablando y hablando con otros personajes que supongo habrán tenido un mucho de improvisación porque si no no se explica que la chiquilla haya podido memorizar todo eso.

    Saludos a las dos!

    ResponderEliminar
  18. Recuerdo ver "El globo blanco" en el 2005 en plena fiebre del nuevo cine iraní y aunque fui con bastante escepticismo la película me gustó de verdad. Deseo lomejor para Panahi. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  19. Todos lo deseamos Miquel, estamos expectantes, por ahora no hay noticias de su recurso.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...