lunes, 7 de octubre de 2019

2 X 1: "EL FERROVIARIO" y "EL HOMBRE DE PAJA" (Pietro Germi) (II)

El ferroviario (Il ferroviere, 1956)

Hoy, por primera vez en la sección "dos por uno", repetimos director, entre otras cosas porque reconocemos nuestra debilidad por el realizador genovés Pietro Germi. La culpa la tienen películas como las comentadas aquí, u obras maestras como Un maldito embrollo. Precisamente, justo antes de esta, su obra magna, realizó dos cintas donde también era el actor protagonista.

En esa época, segunda mitad de los cincuenta, Germi seguía cultivando el melodrama en filmes de corte neorrealista aún lejos de las comedias por las que sería recordado. El primero de los dramas que hoy traemos, El ferroviario, narraba la crisis laboral y también personal del maquinista del título:

Después de un accidente (el atropello de un suicida que se lanza a las vías del tren), el personaje interpretado por Germi cae en una depresión que termina por influir en su matrimonio, en sus hijos mayores y, lo que es peor, en el pequeño que lo tiene por un dios, pero que ve cómo su padre le falla por primera vez. El cambio a un trabajo menos cualificado, y el no secundar la huelga convocada por sus amigos, hace que el ferroviario inicie un descenso a los infiernos con amistades poco convenientes.


Premiada con galardones en Cannes y San Sebastián, el largometraje estuvo a punto de ser interpretado por un actor de Hollywood. En concreto por Spencer Tracy, al que Carlo Ponti, a la sazón productor de la película, quería contratar. El magnate pretendía continuar con su particular política comercial después de haber conseguido, entre otros, a Anthony Quinn o a Kirk Douglas para La Strada o Ulises, respectivamente. Solo la insistencia de Germi en hacerse con el papel ––amenazó a Carlo Ponti, con no ponerse al frente del rodaje si no accedía a su petición–– provocó que Ponti desistiera de sus intenciones.

Creemos que la elección de Pietro Germi como protagonista fue providencial, no solo por el resultado final del filme ––excelente–– sino porque abrió las puertas al director para hacerse con el control de sus siguientes películas. Todo un ejemplo de cine de autor mucho antes de que la nouvelle vague y otros movimientos del estilo hicieran su aparición.

El hombre de paja (L’uomo di paglia, 1958)

No sabemos si ese tira y afloja entre Germi y Carlo Ponti fue la causa que provocó que nunca más colaborasen en otra película. Lo cierto es que en el siguiente largometraje del director, El hombre de paja, Pietro Germi, asumía con otra productora los mismos roles que en su cinta anterior: el de director, guionista y actor principal.

El argumento de El hombre paja, también de Germi, y la estructura del libreto eran muy similares a las de El ferroviario: de nuevo la trama se centraba en la crisis del protagonista, esta vez provocada por una infidelidad en lugar de un accidente laboral. La progresivamente deteriorada relación entre el personaje interpretado por Germi y su mujer e hijos iba a desembocar otra vez en una espiral de autodestrucción, que solo el hijo pequeño y su amigo íntimo (Saro Urzì, en un papel exacto al de la cinta anterior) podían resolver.


El dramón se vuelve a disfrazar de cuento de Navidad (más claro en El ferroviario que aquí) cuando la conclusión coincide con las fiestas de Año Nuevo. Lo que cambia en El hombre de paja es el regusto amargo que le queda al espectador después de un final que no es tan feliz como parece, todo lo contrario: algo ha cambiado en la “familia ideal” para que las cosas ya no vuelvan a ser como antes.

Se trata, por tanto, de un melodrama triangular ambientado en el mismo entorno humilde de barrio de obreros (ahora una fábrica, antes el sector ferroviario), con cierto estilo neorrealista y fotografía expresionista en los momentos más duros. Elementos que dotan a las dos cintas del atractivo de los melodramas de, por ejemplo, Raffaello Matarazzo, solo que mejorados sensiblemente gracias a la mano firme de Pietro Germi a un lado y otro del objetivo.



10 comentarios:

  1. Además de su mayor o menor calidad artística, estas películas son verdaderos retratos de la emergente clase obrera, sus vidas y entornos sociales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, parte de la europa cinematográfica se movía hacia los años sesenta en esa dirección, en la de contar historias donde los protagonistas ya no eran héroes más o menos creíbles; ahora podrían ser cualquiera de los espectadores que asistían a las películas.

      Eliminar
  2. Que tal Ethan!
    He visto Il ferroviere pero no la otra, me la anoto y la subrayo. No cabe duda, todas ellas son autenticas joyas que merecen ser rescatadas, un cine que para bien o para mal ya no se rueda.
    Saludos y agradecido por las recomendaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las dos son muy buenas, quizás ensombrecidas por las cintas mayores de Germi, por eso urge una justa revisión para colocarlas en el lugar que se merecen.
      Saludos.

      Eliminar
  3. ¡Qué curioso! Parece que los dos nos hayamos puesto de acuerdo para comentar, en nuestros respectivos blogs, películas italianas de la misma época.

    Saludos,
    Juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el cine italiano, en especial el de esos años, da para mucho. De todas formas, si te fijas en los posts de los últimos meses, en concreto de la sección "dos por uno", verás unas cuantas entradas sobre el mismo tema.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Otras dos que creo no haber visto, pero las tengo en cuenta. Ya disfrutando con las previas del próximo Festival de Cine en noviembre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está al caer, y antes la fiesta del cine (28, 29 y 30 de octubre) para ver los estrenos de cartelera.

      Eliminar
  5. ¡Hola!
    Con lo que me gusta el cine italiano y Carlo Ponti...tomo muy buena nota.
    Muy feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cine italiano es inabarcable. Hay multitud de ejemplos como este de verdaderas joyas a descubrir. Mucha culpa la tuvieron emprendedores como Carlo Ponti o Dino de Laurentiis.
      Gracias y feliz día también para ti.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...