lunes, 9 de octubre de 2017

2 X 1: “ALMAS EN EL MAR” y “LOBOS DEL NORTE” (Henry Hathaway)

Almas en el mar (Souls at Sea, 1937)

Primera de las dos aventuras marítimas que Henry Hathaway rodó seguidas en la Metro Goldwyn Mayer. Ideada por Ted Lesser, Almas en el mar es un filme de aventuras que bien podría pertenecer al género de juicios o al de catástrofes:

Nuggin Taylor (Gary Cooper) es un marino que quiere hacer la guerra por su cuenta contra los negreros. Taylor y su compañero Powdah (George Raft) embarcan en el “William Brown”, un esbelto clíper que los llevará a Savannah. La misión de Taylor es infiltrarse en una banda de traficantes para provocar que sean capturados. En la travesía el buque se incendia debido a un accidente. Aunque Taylor se comporta como un héroe, será acusado por un tribunal de asesinar a varios de los pasajeros durante el naufragio.

En realidad, el libreto de Almas en el mar se cuenta desde un largo flashback. La cinta arranca con el juicio de Filadelfia. La audiencia se suspende por la llegada de un representante del ministerio del interior inglés que salva in extremis a Taylor y se convierte en el narrador de la película. Para Gary Cooper, el protagonista del largometraje (la cuarta vez que colaboraba con Hathaway), la trama se haría bastante familiar. La misma historia de héroe falsamente acusado en un juicio se repitió en más de una ocasión a lo largo de su carrera.


En Almas en el mar, Gary Cooper no figura solo al frente del reparto sino que comparte protagonismo con George Raft. Los personajes de ambos actores son reflejo de su condición de profesionales en la realidad. Mientras Cooper era toda una estrella de primera línea, y su personaje era un marino culto, que lee a Shakespeare, juega al ajedrez y se enamora de una dama, Raft era un actor de películas de serie B que cimentó su fama haciendo de gánsteres en policíacos. En la película era un negrero arrepentido, con un pasado más oscuro que el de Cooper, medio analfabeto y mujeriego, que se lía con una criada. Un personaje simple en apariencia que se hace más atractivo de cara al público que el interpretado por Gary Cooper. Daba la impresión de que cuando Raft trabajaba junto a estrellas consolidadas, los resultados eran mejores que cuando lo hacía solo. Claro que parte del mérito hay que dárselo a Hathaway que retrató la amistad inquebrantable entre los dos personajes basándose en la admiración de Powdah sobre Taylor, la que le lleva, por ejemplo, a aprender poesía de su culto amigo. Los dos temas, el de la amistad y el aprendizaje eran de los preferidos de Henry Hathaway, muy presentes en varias de sus películas.

El éxito taquillero de Almas en el mar no fue ninguna sorpresa porque era una película que lo tenía todo, que repartía por igual aventura, humor, romanticismo y catástrofes. Además logró tres nominaciones a los premios de la Academia, algo que sin duda fue un aliciente para que Hathaway, cinematográficamente hablando, volviese pronto a la mar.


Lobos del norte  (Spawn of the North, 1938)

Para su segunda película seguida en la mar, Hathaway llamó de nuevo a George Raft y se decidió por otro actor en alza: Henry Fonda. Raft no era el único que repetía, Hathaway contó con el mismo equipo técnico que tan buen resultado le había dado en Almas en el mar: decoradores, músico, director de fotografía, montador, etc.; y por si eso fuera poco, para asegurarse la jugada logró que el escritor más ingenioso, Jules Furthman, accediera a trabajar con él escribiendo un guión que no tenía desperdicio:

Jim Kimmerle (Henry Fonda) y Tyler Dawson (George Raft) viven en Alaska y son amigos desde la infancia, pero han elegido caminos opuestos: el primero ha montado una fábrica de conservas con el dinero heredado de su padre, y se dedica a la pesca del salmón. El segundo acaba de regresar del Ártico, y aunque está sin blanca, su intención es comprarse una goleta para volver al norte y cazar focas. Para conseguir el dinero que necesita, Tyler se alía con el pirata ruso Red Skain (Akim Tamiroff). Juntos saquean las trampas para salmones que son propiedad de Jim y sus compañeros.

Entre Almas en el mar y Lobos del Norte hay muchos puntos en común: el final ––que no vamos a contar––; los dos amigos situados a ambos lados de la ley; o las escenas que subrayan la amistad. Dichas secuencias están muy bien llevadas desde el lado de la fotografía gracias a Charles Lang, que si bien estuvo correcto en Almas en el mar, aquí demostró por qué era uno de los mejores operadores de Hollywood.

Todo lo comentado acerca de George Raft en Almas en el mar se puede aplicar aquí perfectamente. Su trabajo resultó de nuevo convincente gracias a la cercanía de Henry Fonda, y su personaje se hizo más atractivo que el del héroe por las mismas razones que en el filme anterior.


Con respecto al director, se ha hablado mucho de un realizador que debido a la heterogeneidad de sus propuestas no parecía tener una personalidad definida. Afirmación como poco discutible cuando en Lobos del Norte apreciamos varios de los temas que interesaban al director, y que ya se vieron en Almas en el mar. Me refiero a la amistad, a la evolución de los personajes a través de la historia, y al final nada feliz. Ha­thaway también trató otros asuntos presentes en la mayoría de sus películas como el contraste entre lo viejo y lo nuevo, la importancia de la comunidad sobre lo individual y el interés por la naturaleza. Pero lo que más se aprecia en Lobos del Norte es la predilección de Hathaway sobre el debate entre el progreso, por un lado, y los valores tradicionales, por el otro.

En realidad es el tema principal de la película. Nada más empezar, Tyler deja clara su postura: el sueño de toda su vida es comprar una goleta, volver a navegar por el Ártico, y cazar focas. Mientras, Jim quiere establecerse en el pueblo, ver crecer la ciudad y hacerse empresario con su fábrica de conservas. Dos puntos de vista opuestos que son la causa última del enfrentamiento entre los amigos. Hathaway no se limita al diálogo, sino que se apoya en otros personajes y elementos que los rodean para subrayar las intenciones de cada uno. Así, Dian, la mujer enamorada de Jim, es universitaria y no deja que su novio se implique en la lucha; mientras que Nicky, la compañera de Tyler,  es como él, tiene un pasado de aventura y de­sea ir al norte con su amado. Además está Skyler, la foca, un elemento de comedia que usará Raoul Walsh en El mundo en sus manos, y que simboliza la libertad de su dueño. En Lobos del Norte, la secuencia en la que Tyler se encuentra con su mascota es una maravilla: Tyler se zambulle en el agua para jugar con ella sin quitarse la ropa, sin importarle el resto del pueblo que asiste atónito a la escena; hasta el nombre de su pesquero, “Who Cares”, define cómo es el patrón.



10 comentarios:

  1. Magnífico Hathaway, nunca se llevó el Oscar (creo recordar de memoria), pero sus películas llenaban las salas de cine.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que hay que reivindicarlo como uno de los grandes. Hay que rescatarlo de ese pozo de "artesanos" para colocarlo a la altura que le corresponde como el director personal que era.

      Eliminar
  2. ¡Cómo me gustó El Mundo en sus manos !. si este combo 2x1 es así de divertido, tan lleno de aventuras, me lo apunto.
    De Henry Hathaway tengo unas cuantas entre mis favoritas, Los cuatro hijos de Katie Elder, Niagara, True grit, Alaska tierra de oro..., pero estas dos que mencionas no las he visto.

    Un abrazo, Ethan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy entretenidas las dos, ideales para una sesión doble de sábado. Hathaway era un grande; has nombrado varias peliculas, pero tiene en su haber una filmografía espectacular, repleta de cintas de calidad como las dos que traemos hoy aquí.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. A mi me encanta George Raft. Siempre convincente, en cualquier papel. He "Lobos de mar" peor no la anterior. Pero creo que entre Gary Cooper y Henry Fonda me quedo con este último. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raft se encasilló en papeles de gánster, pero tenía un registro más amplio como demuestra en este par de películas donde encarna a un fuera de la ley romántico, con cierto tono crepuscular muy atractivo.
      Saludos, Marcos.

      Eliminar
  4. He olvidado estas dos películas, pero al mismo tiempo sé que las vi hace mucho. Cada vez me es más difícil recordar un tiempo en que éstas eran las películas que los niños veíamos los sábados por la tarde. De Hathaway me gustan mucho los westerns, de Cooper y Fonda prácticamente todo lo que hayan hecho, de Raft la parodia que hace de sí mismo en Con faldas y a lo loco... y que se negara a hacer El halcón maltés, dándole así la oportunidad a Bogart de empezar a forjar su leyenda. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Antes de eso, Raft se negó a actuar en "El último refugio", cosa que aprovechó Bogart al hacerse con el papel que le lanzó al estrellato. Dicen que Raft se negó a hacer la película porque no quería participar en una cinta en la que su personaje muriese al final. Bogart salió beneficiado y su estrella comenzó a brillar como ya sabemos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Es curioso que años más tarde Cooper participara en otra trama judicial con barco, "Misterio en el barco perdido" con Charlton Heston.
    Curioso también lo de Raft y "El último refugio", también había leído que no aceptó el papel protagonista de "El halcón maltés" por negarse a trabajar con uh director nobel (Huston)
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra cinta de Cooper de ambiente naval y con juicio de por medio es "El proceso de Billy Mitchell" (The Court-Martial of Billy Mitchell, Otto Preminger, 1955), basada en la historia real de un as de la aviación que intenta despertar las conciencias acerca de la nueva arma aérea mientras es ninguneado por la marina y el ejército. Para llamar la atención hace unas declaraciones a la prensa que lo llevarán a un consejo de guerra. Juicio que implicará al propio presidente de los Estados Unidos, y que desvelará, veinte años antes, las acertadas predicciones de Mitchell acerca del ataque a Pearl Harbour.
      Saludos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...