miércoles, 27 de octubre de 2021

EL AUTOREMAKE EN EL CINE. CAPÍTULO V (V)

En el cine de Walsh la presencia de las mujeres es fundamental y en la mayoría de las ocasiones son decisivas en el devenir de la trama. Se puede decir que el éxito de la pareja es el gran tema en la filmografía del director. Como Fritz Lang o Nicholas Ray, Walsh ocupa mucho metraje en sus cintas en presentar las dificultades que atraviesan los amantes en un mundo hostil hacia ellos. Más optimista que sus colegas, Walsh suele rematar sus historias con finales felices donde el amor siempre sale triunfante. En High Sierra, sin embargo, el realizador se acerca más a Lang y a Ray gracias a un final tan trágico como romántico. Una conclusión que no gustó al director, pero que no tuvo más remedio que aceptar dado el rígido código de censura establecido que prohibía que el gánster se saliera con la suya.

Como Bogart, Ida Lupino da lo mejor de sí misma en un papel que incluso supera al de La pasión ciega. La relación entre ella y Bogart trascendió la pantalla para convertirse en rumor de romance, en un affaire que, a diferencia del que tuvo el actor con Lauren Bacall en Tener y no tener, nunca llegó a cuajar debido a la enemistad que surgió entre ellos en los últimos días de filmación. La vanidad fue la causa del enfrentamiento: Jack Warner quería que Ida Lupino encabezase los créditos y Bogart deseaba lo contrario.[1] Bogart sabía que llevaba las de perder y la tomó con ella: le hizo la vida imposible hasta que finalizó el rodaje. Tal fue el enfado de Lupino que prometió no volver a trabajar nunca más con Bogart.[2]

Hemos dicho que Walsh poco pudo hacer por variar el casting, sólo en el caso de Joan Leslie influyó algo cuando dirigió las pruebas que se le hicieron a la joven, en realidad una adolescente. Leslie cumplió perfectamente con su cometido interpretando a la egoísta Velma en sus dos vertientes, la de la frágil disminuida física de la primera parte y la de la desagradecida joven del final. Walsh protegió a Joan Leslie hasta el punto de no permitir que se dijeran palabrotas cuando la quinceañera,  “the young lady”, estaba presente (Moss 2011, p.192) y es que Walsh en aquel tiempo tenía una hija de la misma edad.

 A la principal virtud de la película, la gestión de unos caracteres que mantienen la complejidad, la poesía y el fatalismo de la obra de Burnett, se le suman el resto de elementos que hacen atractivo cualquier filme de Walsh. En especial, el vigor narrativo y el ritmo endiablado en las secuencias de acción; ambos muy bien secundados por la fotografía de Tony Gaudio. De la técnica de Gaudio destacan la focalización en los responsables de cada escena, manteniendo difuminado al resto; el elegante movimiento de cámara de lo general a lo particular, o al revés, una constante que se repite en el arranque de cada secuencia; y la estilizada colocación de las luces en ciertas secuencias claves (5.10), todo de acuerdo a las pautas del género. 

Aunque visualmente por lo que más se recuerda el largometraje es por las tomas de la persecución en la ascensión a Mount Whitney (5.11) y por los planos aéreos de la caza en la sierra. Allí, en la cima, la narración con imágenes mantiene la tensión que requiere la trama con la ayuda impagable del gigantesco decorado natural que acentúa la soledad del héroe. Nunca el paisaje fue tan determinante para enfatizar el tono dramático en un noir, algo que era más frecuente en el western. Para Walsh, enseguida veremos, ambos géneros no eran tan diferentes como en un principio puedan parecer.

Continuará...

Leer el capítulo desde el inicio.



[1] Dos eran las razones que esgrimía Warner: lo bien que lo hizo Ida lupino en La pasión ciega, película de la que salió siendo una estrella; y las sospechas del aún tímido Comité de Actividades Antiamericanas acerca de Bogart y una supuesta pertenencia al partido comunista. Algo que se desmintió tras la comparecencia del actor, pero que provocó que Bogart, hasta ese momento poco activo políticamente, fuera con posterioridad simpatizante de los perjudicados por el senador McCarthy.

[2] Y cumplió su promesa, de hecho fue Ida Lupino la que propuso que Humphrey Bogart no participase en su siguiente policíaco: Out of the Fog (Anatole Litvak, 1941).






20 comentarios:

  1. Lo que dan de si los egos enfrentados de las estrellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me imagino que en un rodaje se pueden hacer putadas de todo tipo entre actores, así que no me extraña la reacción de Ida Lupino a los ataques de Bogart.

      Eliminar
  2. Me encanta leerte y descubrir el trasfondo de éstas obras de arte. Tu saber sobre el tema se desgrana en los detalles que aportas, y para mí es un cajón que abro con gusto porque me aporta conocimientos que desconozco totalmente.
    Gracias por compartir tu saber.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que cuando indagas acerca de los entresijos de una película te puedes encontrar de todo. Gracias a ti por comentar.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. La vanidad en el cine e incluso en la vida está detrás de muchos fracasos y sin embargo papeles que fueron rechazados por grandes estrellas encumbraron a otras. Un gusto leer y aprender de esos entresijos de los rodajes que nos regalas.

    Un abrazo ethan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, en Out of the Fog fue John Garfield el que se benefició de la ausencia de Bogart, claro que Garfield se llevaba bien con Ida Lupino con la que había trabajado en El lobo de mar.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. ¡Hola!

    Interesante entrada. Es de agradecer descubrir cosas que no sabía.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste la entrada. Gracias a ti por leerla y comentar.
      Saludos!

      Eliminar
  5. Es una lástima que Bogart no se llevase bien con alguien tan interesante como Ida Lupino, la primera mujer en Hollywood que ejerció de actriz, guionista y directora.
    Recuerdo las imágenes de Bogart y Bacall marchando en primera fila en apoyo de "Los diez de Hollywood".
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto. Mira, acabo de leer la lista de los que pertenecían al Comité por la Primera Enmienda, que defendía la libertad de expresión y los derechos civiles: además de Bogart y Bacall también estaban John Huston, William Wyler, Henry Fonda, Bette Davis, Gene Kelly, John Garfield, Edward G. Robinson, Judy Garland, Melvyn Douglas, Ira Gershwing, Billy Wilder, Groucho Marx y Frank Sinatra. En la foto que dices también veo a Paul Henreid.
      Saludos!

      Eliminar
    2. Hola Ethan!
      Siempre que vuelvo a ver "High Sierra" tengo esperanzas en que el perro no desvele el escondite.
      Saludos!

      Eliminar
    3. Sí, es una pena, y una paradoja, ese perro era demasiado fiel como para ignorar a su dueño, y la policía demasiado lista...
      Saludos!

      Eliminar
  6. Hola Ethan
    High Sierra es una de mis películas favoritas de Bogart, y a mi padre le encantaba también.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña, para mí es una obra maestra que crece con los años. Tu padre tenía muy buen gusto.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Hola, Ethan
    Mi fuerte no es el cine, pero sí lo observo mucho.
    En la actualidad estamos viviendo un período de remakes, secuelas, reboots, spin-off y demás variaciones entorno a una película original.
    Hace un tiempo leí que Raoul Walsh, se considera uno de los cineastas a quienes podríamos llamar maestros, como Ingmar Bergman, Howard Hawks, Robert Bresson, Yasujiro Ozu, Jacques Tourneur, Stanley Kubrick, Alfred Hitchcock, John Ford, Federico Fellini, Fritz Lang…
    Bien, he aprendido algo del autoremake. Muchas gracias.
    Cordiales saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos de los que nombras, todos grandes cineastas, también rodaron autoremakes: por ejemplo, Hithcock filmó dos veces "El hombre que sabía demasiado", Ozu hizo lo mismo con "Las hierbas flotantes", John Ford con "El juez Priest" y no digamos Howard Hawks: Río Bravo, El Dorado y Río Lobo son autoremakes encubiertos.
      Saludos!

      Eliminar
  8. Por fin la lluvia que tan bien acompaña al cine en casa.
    Interesante, como todo lo que publicas.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síii, con la lluvia apetece más ver películas en casa. Este tiempo también anuncia que se acerca el festival de cine.
      Abrazos.

      Eliminar
    2. Ya que mencionas el Festival, no te pierdas la versión restaurada de "Fuego en la sangre" (1953): tengo entendido que la proyectarán (aparte de que contiene interesantes localizaciones a orillas del Guadalquivir).

      Saludos.

      Eliminar
    3. Tomo nota, gracias por la información. Hay tanto que ver... Lo importante es la seguridad, lo primero que veré es cómo está organizado el festival con respecto al COVID. El año pasado al final no fui.
      Saludos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...