domingo, 25 de febrero de 2024

EL AUTOREMAKE EN EL CINE. CAPÍTULO III (II)

Para escribir el guion de Lady for a Day, Riskin adaptó el relato “Madame La Gimp” de Damon Runyon.[1] El argumento de la película descansa en uno de los temas recurrentes en la filmografía de Capra: la Cenicienta,[2] se puede decir que es la culminación del modelo. La diferencia fundamental de Dama por un día con el resto de películas que se inspiran en el famoso cuento es que la protagonista es una mujer de setenta años:

“Annie Manzanas” (May Robson) es una pobre indigente que sobrevive en Nueva York vendiendo fruta por las calles. La anciana le hace creer a Louise (Jean Parker), su hija ilegítima que tiene estudiando en Europa, que vive holgadamente y que forma parte de la nobleza. Cuando Louise le anuncia que está próxima su visita a Nueva York, Annie se desespera: su hija viene con su prometido, Carlos (Barry Norton), y con su suegro, el conde Romero (Walter Connolly), ambos deseosos de conocer a la “distinguida” señora. Del problema de la vieja no es ajeno “Dandi” (Warren William), un gánster supersticioso que se ha acostumbrado a comprar las manzanas de Annie antes de llevar a cabo cualquier “negocio”. Temeroso de perder su suerte, Dandi decide ayudar a la vieja y monta toda una farsa alrededor de ella. Auxiliado por su novia “Missouri” (Glenda Farrell), la responsable de la increíble transformación de Annie en una aristócrata, y por “Happy” (Ned Sparks), su mano derecha, Dandi persigue mantener el engaño el tiempo que dure la estancia de Louise en Nueva York. Nada será fácil en esta representación donde todo es tan falso como “El Juez” (Guy Kibbee), un estafador habitual de los billares, que se ha transformado para la ocasión en el marido de Annie. La mayor complicación surge cuando Dandi tiene que organizar una velada en honor del conde español y la joven pareja, una fiesta a la que, en teoría, tiene que acudir lo más selecto de la ciudad. La movilización de toda la banda de Dandi para tal evento no le pasa desapercibida a la policía que se teme cualquier jugada sucia y termina por arrestar al mafioso. Dandi, que tiene secuestrado a varios periodistas molestos, convence in extremis, mediante el chantaje, a las principales autoridades de la ciudad para que asistan a la recepción. Al final, Annie ve cumplido su sueño de casar a Louise con un noble español y vuelve, feliz, a su vida de siempre.

La génesis de esta moderna historia de la Cenicienta, pero también de Pigmalión, hay que buscarla en el anterior trabajo de Capra, La Amargura del General Yen. Una estupenda pe­lícula de ambiente exótico, que también trata el tema de la transformación de una mujer, que obtuvo buenas críticas, pero que fue un fracaso en taquilla debido al espinoso asunto de la relación interracial. El intento de Capra de emular a Von Sternberg y producir una cinta más estilizada, digamos más artística, que se saliera del habitual producto de la Columbia de esos años, le salió mal y le hizo volver a los largometrajes descriptivos de la realidad americana tan característicos de su cine. El propio Capra admitió que hizo Dama por un día para volver a obtener el favor del público, para no distraer a la audiencia con una fotografía llena de efectos y un decorado fastuoso.[3] El director se quedó con parte de la trama (la transformación antes citada) para trasladarla al bajo Manhattan. Pasó del exótico palacio del general Yen al decorado realista del Lower East Side de Nueva York; de la joven Barbara Stanwyck a la anciana de setenta años a la que da vida May Robson.[4]

La actriz era una experimentada profesional del teatro, pero una completa desconocida en Hollywood (ver fig. 3.1). El papel lo consiguió cuando sólo restaba una semana para comenzar el rodaje y, paradójicamente, la poca familiaridad del público con su rostro finalmente se tornó en ventaja al conseguir dotar de mayor credibilidad al personaje, cosa que no sucedió en el remake, como veremos más adelante. Su actuación fue merecedora de la cuarta nominación al Óscar que se llevó la cinta.

 

Del trabajo de la actriz, se recuerda el momento de la transformación, cuando Missouri viste de dama a Annie Manzanas (3.2). También es especialmente emotiva la secuencia de la recepción gracias a la notable actuación de May Robson que, al borde del llanto, saluda una a una a todas las autoridades de la ciudad. Pero quizás da lo mejor de sí misma cuando hace de indigente vendiendo manzanas a contracorriente de la gente (3.1), cuando se recluye en su chabola, o cuando exige desesperada en el hotel que le devuelvan la carta de Louise.

Continuará...

Leer el capítulo desde el inicio



[1] Publicado en la revista “Cosmopolitan” en octubre de 1929, a las puertas de la crisis. La Columbia lo compró en 1932.

[2]Mujeres Ligeras (Ladies of Leisure, 1930), The Miracle Woman (1931), La Jaula de Oro (1931) y La amargura del General Yen (The Bitter Tea of General Yen, 1933) tratan el tema de la Cenicienta; en Amor Prohibido (Forbidden, 1932) incluso se nombra explícitamente. Todas, a excepción de La Jaula de Oro, las interpretó la musa de Capra —y su amor platónico—, Barbara Stanwyck.

[3] Sólo volvería a lugares exóticos con Horizontes Perdidos (Lost Horizon, 1937), aunque esta vez con Riskin en el guion y con un resultado excelente de crítica y público, ganando la película dos Óscar, entre ellos el de mejor dirección artística.

[4] McBride recuerda la advertencia que Capra le hizo a Harry Cohn al respecto: “¿Te das cuenta de que vas a gastar 300.000 dólares en una película cuya heroína tiene setenta años de edad? (2011, p.289).





16 comentarios:

  1. No vi ninguna de estas películas... diossssssss cuántas me faltan!!!!!!!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienes que perderte "Dama por un día", es una excelente película de Capra. En sucesivas entregas seguiremos hablando de ella y de su remake "Un gánster para un milagro".
      Abrazos!

      Eliminar
  2. Me encanta dama por un día. Gracias por las reseñas. Adoro a Capra. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola ethan! Me ha gustado mucho tu post, gracias por compartirlo.
    Un gran fragmento del libro sobre el cine de Frank Capra, que habla la película Dama por un día, un remake de La amargura del general Yen. Explicas los cambios que hizo Capra en la historia, el tono, el escenario y los personajes para adaptarla al público americano. También elogias la actuación de May Robson, que interpreta a la protagonista, una anciana que finge ser una dama.
    Muy buna película "Dama por un día"!!
    ¡Un abrazo! Blues Hendrix

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad no es un remake de La amargura del general Yen, sino que ambas parten del cuento de la Cenicienta. El poco éxito de La amargura... fue lo que le llevó a Capra a cambiar de tipo de película y volver a sus historias de corte social y contemporáneo.
      Abrazos!

      Eliminar
  4. Me encanta "Dama por un día". Qué entradas tan entretenidas y didácticas nos traes siempre. Muchas gracias por compartir y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una película que lo tiene todo, como luego veremos, es una comedia, pero con un toque de drama, es simpática, pero también tiene un poso de tristeza.
      Feliz semana para ti también.

      Eliminar
  5. Vi "Un gángster para un milagro", interpretada por Glenn Ford y Bette Davis. Es un bonito y tierno tema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena película, pero a mí me gusta más "Dama por un día". Más adelante contaré los motivos que hacen que me guste más el original que el remake.
      Abrazos!

      Eliminar
  6. Recuerdo haberla visto hace ya bastante tiempo e imagino que me gustaría, aunque no lo recuerdo bien.
    Con esta tercera parte de remakes, me dejas sorprendido, porque no sabía yo que se hicieran tantas nuevas versiones de diferentes obras, que como es lógicos siempre se harán de obras de mucho éxito.
    Logré localizar en YouTube la vida de Verdi que nos recomendaste, me gustó mucho, pero al final vi que había más y las he dejado para otro día. Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que hay una lista interminable de directores que han hecho remakes de sus propias obras, lo que yo llamo "autoremake". Aquí van unos cuantos, y sólo los de Hollywood:
      David Wark Griffith, Cecil B. DeMille, Tod Browning, Frank Capra, Howard Hawks, Raoul Walsh, John Ford, Alfred Hitchcock, Leo McCarey, William Wyler, Mitchell Leisen, Ernst Lubitsch, Frank Borzage, James Whale, John Farrow, George Marshall, Roland West, Sidney Franklyn, Maxwell Shane... Y seguro que me dejo alguno más.
      Abrazos!

      Eliminar
  7. Qué dos grandes películas de Frank Capra. Yo es un director que reivindico a todas horas. Dama por un día y La amargura del general Yen...
    Qué interesante es el tema de los autoremakes, ¿verdad? De esos directores que vuelven a una misma historia y luego se ven las diferencias en las distintas épocas en que las ruedan. Y en Dama por un día y Un gánster para un milagro es interesante ese análisis.
    Me ha encantado la anécdota de que tras el fracaso de La amargura del general Yen..., decidiera conseguir de nuevo el favor del público con Dama por un día... Es curioso porque Capra arriesga en otros momentos de su trayectoria... y sus riesgos siempre son interesantes de analizar como Horizontes perdidos, El estado de la unión, Qué bello es vivir, o Arsénico por compasión (qué buen humor negro).
    Beso
    Hildy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, lo que tiene más interés a la hora de analizar un autoremake es ver las causas por las que se quiso repetir una película y cómo influyó en el rodaje el contexto social del momento, o los avances tecnológicos, o las dos cosas.
      Quizás la que más se aparta de las que has nombrado del cine, digamos social, de Capra es Arsénico por compasión. Una película que es un divertimento para el director y para el espectador, sin mayores pretensiones de mensajes morales. La cinta nació cuando Capra vio la obra en el teatro y le propuso al autor comprarle los derechos para llevarla al cine. Aunque se rodó en 1941 (la guerra llegó en medio del rodaje), no se estrenó hasta 1944, año en el que la obra dejó de representarse en el teatro (una cláusula en el contrato así lo decía).
      Abrazos!

      Eliminar
  8. Esta comedia cimentó la justa fama de Frank Capra como el realizador más cualificado para retratar en la pantalla la entrañable fauna runyoniana (también lo haría Mankiewicz en la formidable GUYS AND DOLLS).
    Cariñosa, coral, optimista respecto a la condición humana, esta fábula social puesta en imágenes con la sabiduría de un maestro en ciernes se convirtió con el paso de los años en un punto de referencia, un clásico seminal que, no obstante, el propio autor se encargó de remodelar y enriquecer en un tardío remake que significó ¡mecachis! su despedida del cine.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A partir de "Dama por un día" todo cambió para Frank Capra, también para la Columbia. Llegaron los reconocimientos a una obra que se llevó varias nominaciones a los premios de la Academia.
      Del autoremake, "Un gangster para un milagro", hablaremos más adelante.
      Saludos!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...